• Jose Luis Díaz

Tuvalum en plana expansión internacional

Alejandro Pons e Ismael Labrador lanzaron Tuvalum en un evento de fin de semana organizado por la incubadora Demium Startups, que pretende conectar el talento emprendedor con las ideas. Aproximadamente seis meses después, a finales de marzo de 2015, nació esta plataforma de compraventa de bicicletas, principalmente de segunda mano, y esperan registrar este año transacciones por valor de nueve millones de euros, el doble que en 2020, y duplicar su facturación respecto al año anterior, hasta el millón de euros.


Entre las ideas que exploraron durante el fin de semana, una propuesta nacida en Estados Unidos llamó la atención de los dos cofundadores. "Era una plataforma de deportes al aire libre que conectaba la oferta y la demanda a nivel hiperlocal", explica por teléfono Pons, que también es el director general de la empresa. "Ismael y yo somos deportistas y ciclistas, y pensamos que tenía sentido traerlo a España. Así que nos pusimos a desarrollarlo".


Durante los estudios preliminares, nos dimos cuenta de que el ciclismo era un sector que aún no se había digitalizado y que tenía buenas perspectivas de crecimiento. La gente, dice este valenciano de treinta y un años, se vuelca cada vez más en la bicicleta, ya sea para hacer deporte o como alternativa de movilidad en las ciudades, e identifica las bicicletas eléctricas como una categoría que crecerá mucho en los próximos años.


"Las bicicletas tienen un valor elevado, entre 1.000 y 10.000 euros, y tienen un fuerte componente mecánico. Nadie, o muy pocos compradores, tienen un conocimiento profundo de la mecánica para poder juzgar el verdadero estado de la bici", dice Pons, "por lo que existe un verdadero problema en las transacciones de segunda mano". Las opciones en ese momento eran recurrir a sitios de anuncios no especializados, donde, como señala el director general, había pocas garantías.

Su solución fue deslocalizar a los usuarios a través de la plataforma e intermediar en la transacción, gestionando el pago y el cobro, la logística y asegurando el intercambio mediante un proceso de verificación y certificación. En Tuvalum, dice, no venden bicicletas, sino confianza. "Proporcionamos seguridad y garantía a ambas partes", dice.


El proceso es sencillo. En primer lugar, el usuario sube un anuncio, el equipo correspondiente lo filtra, mira su veracidad y trata de que destaque. "También orientamos por el precio, porque muchos usuarios no conocen el precio y tienen ciertas expectativas. Por ejemplo, compraron un coche por 5.000 euros y quieren venderlo por 3.000, pero el precio de mercado no es así y nunca lo venderán o tardarán meses". Luego viene el departamento de ventas. Una vez adquirida la bici, envían al concesionario un embalaje para protegerla en tránsito, la recogen y la entregan en uno de los talleres con los que trabajan para su revisión. "Una vez certificada la bicicleta, se paga al vendedor y se entrega en el domicilio del comprador", dice Pons.


La mayoría de los productos que gestionan son de segunda mano, aunque también trabajan con tiendas locales que ofrecen bicicletas nuevas. "Somos una tienda digital para los comercios locales. En lugar de invertir en una plataforma, en una pasarela de pago, en marketing, en un equipo de ventas digital... nos utilizan y acceden a usuarios potenciales en Europa y maximizan sus oportunidades de venta", dice Pons.


En el caso de los particulares, los servicios que prestan están sujetos a una tasa de 50 euros, que asume el vendedor. "Y luego, en función del precio, aplicamos una pequeña comisión al comprador". Los clientes profesionales cobran el 10% del valor del artículo. Actualmente, la empresa, que cuenta con un equipo de 25 personas, no obtiene beneficios porque los reinvierte en el crecimiento. Uno de los ejes principales es la internacionalización. Crecen un 300% en Francia con respecto al año anterior, entran en Italia y están preparados para abordar el mercado alemán. También están llevando a cabo una nueva línea de revisión y compra de bicicletas. Tienen la ambición de convertirse en una plataforma capaz de hacer frente a las ineficiencias del sector, gestionando segundas manos que les permitan suministrar liquidez al mercado, y ayudando a las marcas y a los comercios.

1 visualización0 comentarios