• Jose Luis Díaz

Sánchez niega que vaya a sacar a 200 etarras de la cárcel para obtener el apoyo de Otegui

La reunión de revisión de esta semana comienza con la celebración de los diez años desde que ETA anunció que había dejado de matar, y después de que el coordinador de Sorto, Arnaldo Otegi, se dirigiera a las víctimas del terrorismo para asegurarles que los asesinatos "nunca deberían haber ocurrido". Una declaración ante la que las víctimas reaccionaron con escepticismo y que la izquierda utilizó para impulsar su discurso y normalizar el pacto con Bildu en la política. Las palabras de Otegi, sin embargo, provocaron una división dentro del propio Gobierno, y mientras que para Unidas Podemos esto es un "paso adelante", Moncloa salió al paso diciendo que era "insuficiente".


La celebración del décimo aniversario del alto el fuego de ETA se produce después de que los principales partidos del Congreso y el Senado no se pusieran de acuerdo en ninguna declaración institucional de condena de la violencia de ETA, por considerar que el asunto se ha politizado.


En el Congreso de los Diputados, el líder de la oposición, Pablo Casado, reprochó al presidente del Gobierno sus acuerdos con Bildu y le acusó de "blanquear" el terrorismo de ETA. El presidente del PP, que se había opuesto con fuerza a Pedro Sánchez en su discurso, pasó al asunto que nos ocupa, respondiendo a la declaración de Otegi conocida hoy condicionando el voto de Bildu a los presupuestos generales del Estado a la excarcelación de los presos de ETA que siguen en prisión. "¿Liberará Otegi a 200 terroristas para apoyar el presupuesto?" preguntó Casado a Sánchez. "Lo que hay que hacer es romper con ETA, romper con Bildu. No les debemos nada, y sí a las víctimas del terrorismo. Por la memoria y la justicia", dijo con énfasis, para dejar claro su punto de vista.

En su respuesta, Sánchez garantizó ante el Congreso de los Diputados que no liberaría a los presos de ETA a cambio de permitir que EH Bildu aprobara el proyecto de presupuestos del próximo año. Al ser preguntado por el presidente del PP si tenía intención de liberar a los presos terroristas a cambio del apoyo de Bildu a los presupuestos, Sánchez lo negó. "En absoluto", dijo, y luego se defendió diciendo que el PSOE "nunca utilizó el terrorismo cuando ETA mataba, y no lo va a hacer ahora que ETA no existe después de diez años". " Sánchez acusó a Casado de "utilizar" políticamente el terrorismo y criticó al bloque de la derecha por no celebrar el fin de ETA. Según el presidente del Ejecutivo, hoy celebramos "el éxito y la victoria de la democracia española" y ha lamentado que el PP "no vea esto como una victoria y transmita una visión amarga".


Casado también ha pedido al Gobierno que solicite a sus socios que condenen a ETA, que dejen de rendir homenaje a sus miembros y que colaboren con la justicia para esclarecer los 300 asesinatos sin resolver. También denunció que "no se puede dar la razón y blanquear a quienes justifican el asesinato de 850 inocentes para mantenerse en el poder". Como le dijo Múgica, es mejor perder votos que perder el alma". Por otro lado, Casado reiteró que "no hay nada que acordar con Bildu", concluyó.




0 visualizaciones0 comentarios