• Fernando Carrasco

Repsol acelera su transformación hacia una compañía cero emisiones netas

Repsol aumentará su inversión hasta los 19.300 millones de euros en el periodo 2021-2025, con 1.000 millones de euros adicionales que se destinarán a aumentar la producción de hidrógeno renovable y libre de emisiones y a apoyar otras iniciativas bajas en carbono, tal y como está previsto en el Plan Estratégico.


La empresa desveló este martes los nuevos objetivos en su "Día de las bajas emisiones de carbono", que acelerarán su transformación para convertirse en una empresa con cero emisiones netas en 2050.


El plan se centra en una combinación de electrificación y productos bajos en carbono "que logrará una descarbonización eficiente, sostenible y asequible de la economía, basada en las ventajas competitivas de Repsol", dijo la compañía en un comunicado.


En este contexto, el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, anunció un aumento de los objetivos de generación de electricidad renovable y de reducción de emisiones de la compañía, así como un incremento de la inversión en soluciones bajas en carbono para acelerar la transformación de aquí a 2030.

Así, Repsol destinará 1.000 millones de euros adicionales a proyectos de baja emisión de carbono en cinco años, hasta un total de 6.500 millones de euros, frente a los 5.500 millones de euros previstos en el plan estratégico. De este modo, la inversión en iniciativas de baja emisión de carbono aumentará hasta el 35% en el periodo 2021-2025 y el capital destinado a estos fines hasta el 45% en 2030. Los nuevos valores representan un aumento de 5 puntos porcentuales en comparación con los valores establecidos en el plan presentado hace casi un año.


La nueva senda de descarbonización para alcanzar la neutralidad en 2050 prevé una reducción del indicador de intensidad de carbono del 15% en 2025, del 28% en 2030 y del 55% en 2040, frente a los valores anteriores del 12%, 25% y 50%.


Repsol ha aumentado el precio interno del carbono aplicado a todas las nuevas inversiones. En esta actualización, el precio por tonelada de CO2 está diferenciado para las inversiones en la Unión Europea y en el resto del mundo. Así, el precio del carbono por tonelada se fija en 70 dólares en 2025 y 100 dólares en 2030 para la Unión Europea (los valores anteriores eran 40 dólares en 2025 y 70 dólares en 2040) y 60 dólares en 2025 para el resto del mundo (antes se fijaba en 40 dólares).


Del mismo modo, Repsol ha fijado un objetivo más ambicioso de reducción de la intensidad de metano, del 0,20% en 2025. Esto supone una reducción del 85% respecto al 25% anterior.


La empresa también ha anunciado objetivos de reducción absoluta. En él se establece el compromiso de reducir el 55% de las emisiones en los activos operativos y el 30% de las emisiones netas para 2030. La estrategia y los objetivos en materia de carbono se someterán a votación consultiva en la próxima Junta General de Accionistas.

0 visualizaciones0 comentarios