• Fernando Carrasco

Podemos y ERC presionan al PP para que cite a Casado por el escándalo de la Kitchen

Tras el parón veraniego, la Comisión de Investigación del Congreso sobre la Operación Kitchen -la trama de espionaje contra el ex tesorero del PP Luis Bárcenas puesta en marcha por el Ministerio del Interior bajo el mandato de Mariano Rajoy- continúa estos días sus trabajos, con los principales socios del Gobierno y del PSOE apuntando a Pablo Casado, el presidente del PP. Y no es porque sí, sino en un momento en el que el líder del partido conservador celebra un congreso para relanzar su proyecto de gobierno alternativo. Unidas Podemos y ERC, claves para la estabilidad parlamentaria que necesita el PSOE en este periodo electoral, han incluido a Casado en la lista de los que quieren pedir claridad sobre la responsabilidad política en este asunto. El PSOE es mucho más reticente y sigue estudiando la posibilidad de esa convocatoria.


El consejo de la comisión se reunirá este jueves para convocar su primera sesión de trabajo el martes 5 de octubre, para decidir sobre las nuevas comparecencias. El PSOE y sus socios están de acuerdo en que el último en comparecer ante la comisión tendrá que ser el ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy, pero antes de que finalicen los trabajos, es decir, antes de Navidad.


El PSOE y Unidas Podemos, que gobiernan juntos, se han reunido este miércoles en el Congreso para confrontar sus posiciones sobre cómo debe ser el camino de la Comisión Kitchen a partir de ahora. Y sus posiciones no son para nada cercanas. Tanto ERC como otros partidos que suelen apoyar al Ejecutivo en el Congreso, como Más País, Compromís y EH Bildu, ya han dicho que Casado debería dar explicaciones sobre su papel en esta etapa, cuando era portavoz y diputado de comunicación del PP de Rajoy. ERC ha vuelto a incluir a Casado en la lista de comparecientes, que se presentará este jueves. El PNV y Ciudadanos dijeron entonces que estudiarían la posibilidad.


El PSOE aún no ha aceptado la opción de convocar a Casado. Los socialistas siguen estudiando su propuesta de una nueva comparecencia en el Congreso para averiguar quién dio la orden de organizar la trama promovida por el Ministerio del Interior en nombre del ministro Jorge Fernández Díaz, procesado por la Audiencia Nacional como uno de los responsables de la operación policial organizada a espaldas del juez que investigó el caso. El PSOE, Podemos y ERC coinciden en que Rajoy tendrá que dar su versión, al igual que el ex ministro del Interior Jorge Fernández o el ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez, también imputado.

Podemos, ERC y otros socios siempre han tenido claro que Casado debe pasar también por la comisión Kitchen. Los representantes de Podemos han mantenido en los últimos días varias reuniones con los portavoces del PSOE para convencerles de la posibilidad de incluir a Casado en la lista de testigos. Entienden que, después de que sustituya a Rajoy al frente del PP, "podrá dar explicaciones a los diputados sobre la gestión que llevó a cabo cuando llegó a la presidencia; es decir: o no investigó, depuró y limpió lo que ocurrió en su partido durante esta conspiración y, por tanto, debe dar explicaciones por su inacción, o sí lo hizo y, por tanto, puede informar a los diputados sobre lo que descubrió y lo que hizo para limpiar su partido".


Además, fuentes de Unidas Podemos aseguran que Casado se convirtió en presidente del PP gracias a los votos de los compromisarios que apoyaron a María Dolores de Cospedal en la primera vuelta de las primarias del congreso del PP en el que fue elegido. Y añaden que Cospedal fue secretaria general del PP durante los años investigados, y le atribuyen haber incluido en su ejecutivo posterior a Fernández Díaz, ex ministro del Interior durante el periodo en que se preparaba la conspiración investigada.


El PSOE, sin embargo, aún no ha cerrado su lista. Fuentes del partido han adelantado que se baraja llamar -además de a Rajoy- a Cospedal, al ex ministro Fernández Díaz, a Ignacio Cosidó, ex director de la Policía Nacional, de nuevo al polémico comisario jubilado José Manuel Villarejo, y se barajan otras comparecencias, como la del actual responsable de la judicatura del PP, Enrique López, persona que goza de la máxima confianza de Casado y mano derecha de la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso. Entre los candidatos propuestos para participar en la comisión que estudia el PSOE están el ex jefe de gabinete de Cospedal, José Luis Ortiz Grande; el exalcalde de Boadilla, Arturo González Panero; el hijo de Luis Bárcenas y líder del grupo musical Taburete, Guillermo Bárcenas o el director de la cárcel de Soto, José Luis Argenta de la Aldea.


La propuesta de Unidas Podemos incluye la citación de María González Pico -ex jefa de gabinete de Soraya Sáenz de Santamaría-; el ex director del CNI Félix Sanz Roldán; los periodistas Javier Ayuso, Eduardo Inda, Esteban Urreiztiet y Ernesto Ekaizer; y el empresario de la comunicación Mauricio Casals; Pablo Antonio Peira Ramírez, comisario y coordinador de la jefatura de la Casa Real; Jesús Vicente Galán, jefe de la sección de vigilancia de Asuntos Internos en la época de la cocina; Francisco Correa, líder de la conspiración Gürtel; Isidro Sánchez Suárez, compañero de celda de Bárcenas y presuntamente contratado para borrar de la nube información sobre el ex tesorero del PP.


En ERC están muy interesados en insistir a una investigación dirigida por la policía, por lo que está estudiando volver a presentar a varios comisarios y mandos policiales, así como al ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

0 visualizaciones0 comentarios