• Jose Luis Díaz

MediQuo revoluciona la forma de gestionar tu historial médico.

Descargue la aplicación, elija un médico y haga todas sus preguntas sobre salud. Este modelo de negocio fue iniciado por MediQuo en 2018 para ahorrar tiempo y dinero a los pacientes. Sin embargo, sólo en los últimos meses la empresa ha dado con la clave para convertirse en un mejor negocio: ha apuntado a los médicos como sus clientes con una app que les ofrece chat, videollamada y una pasarela de pago en la misma plataforma a través de la cual también pueden enviar recetas electrónicas. Este modelo ha atraído a clínicas y consultas privadas: hoy en día, hay 2.000 especialistas que atienden una media de 4.000 consultas al día a través de la app MediQuo Pro, que también tiene una sección pública para que cualquiera pueda hacer una consulta de pago. La start-up barcelonesa tiene 26 empleados y cerró 2020 con una facturación de 300.000 euros, que se prevé que supere el millón de euros en 2021. Por ahora, sin perspectivas de beneficio, la aplicación ha acumulado 600.000 descargas.


El principal impulsor de la empresa es Guillem Serra, médico de cuarta generación. Tras estudiar medicina, decidió dedicarse a las matemáticas. "Me di cuenta de que muchos colegas del sector utilizaban WhatsApp o el videochat para chatear con los pacientes, pero que no había nada específico en el mercado que respondiera de forma global a las necesidades de los profesionales y los pacientes", afirma. Su idea nació en 2013 y para desarrollarla, el emprendedor se asoció con Alberto Castells y José López, fundadores del comparador de seguros iSalud.com. En 2018, lanzaron la app con acceso gratuito. "Pensamos que nadie pagaría por las consultas digitales", recuerda Serra. El volumen de consultas les desbordaba y su equipo de médicos colaboradores no podía con ello. Los gastos aumentaban, pero los ingresos no.



Cerraron la barra libre en 2019. Desde entonces, las consultas son de pago (3,99 euros por una suscripción de un día, cinco euros al mes). Para crear una comunidad, Serra ideó grupos temáticos de salud dirigidos por los propios médicos. "Nutrición, diabetes, embarazo, entrenamiento individual... Son muy diversos y sirven para mantener el interés de los pacientes", añade el empresario. El crecimiento no ha sido lento, pero ha mejorado gracias a MediQuo Pro, un servicio que proporciona a los médicos un canal de comunicación con los pacientes después de la primera visita física, que es esencial para el examen inicial. A partir de ahí, pueden hacer un seguimiento por chat o videollamada, enviar una receta electrónica e incluso facturar las consultas. "Es como una combinación de Bizum, Zoom y WhatsApp. Les permite gestionar a los pacientes como una cartera. Y todas las partes ahorran tiempo y dinero", insiste Serra. "Al final, lo que el paciente quiere no es sólo una consulta digital instantánea con médicos que no conoce, sino, sobre todo, la posibilidad de consultar a su propio médico", señala.


La pandemia ha aumentado el uso de la aplicación. Tras su finalización, la demanda se redujo, pero sigue habiendo una acumulación de unas 4.000 consultas diarias. En la actualidad, cuentan con unos 40.000 usuarios activos mensuales y 1,2 millones de usuarios registrados. Estas cifras les permiten aspirar a cuadruplicar su facturación en 2021 con respecto al año anterior. Para reforzar sus pilares, MediQuo cerró una ronda de inversión de 2,3 millones de euros en abril. En junio, participaron en el programa Growth Academy de Google: Salud y bienestar. "Les enseñamos a sacar el máximo partido a las herramientas de Google", explica Sofía Benjumea, directora de startups de Google en Europa, Oriente Medio y África, quien señala que la pandemia ha convertido la telemedicina en "una herramienta esencial".


La empresa centra ahora sus esfuerzos en aumentar el número de médicos colaboradores para satisfacer la creciente demanda. Actualmente cuentan con unos 2.000 y esperan llegar a los 10.000 a finales de 2021. Apenas un centenar de ellos forman parte de la sección pública donde cualquier abonado puede enviar consultas. La empresa paga a estos expertos una cantidad acordada por cada consulta y les exige que pasen un mínimo de 20 horas conectados a la aplicación, que resuelvan cada consulta en cinco minutos y, si están desconectados, que respondan en 24 horas. "Ganan un dinero extra haciendo esto", dice Serra, que afirma que la cantidad media es de entre 1.500 y 2.000 euros al mes.

0 visualizaciones0 comentarios