• Fernando Carrasco

La Organización Mundial de la Salud recomienda los anticuerpos monoclonales contra Covid-19

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó el viernes el uso combinado de los medicamentos casirivimab e imdevimab, que utilizan anticuerpos monoclonales, para tratar los casos no graves de COVID-19 con riesgo de hospitalización, aunque pidió a la empresa que los fabrica que los haga más accesibles debido a su elevado coste.


Los dos fármacos son fabricados por la empresa estadounidense Regeneron y fueron los que utilizó Donald Trump, el año pasado cuando contrajo COVID-19. Sin embargo, el tratamiento con ellos puede costar miles de dólares sin seguro médico.


La OMS ha decidido incluir este cóctel de anticuerpos monoclonales en sus directrices actualizadas para la atención de los pacientes con COVID-19, que recomienda incluso en los casos graves y críticos de la enfermedad, pero sólo si el paciente no tiene anticuerpos contra ellos.


Este es el primer tratamiento que la OMS recomienda para los casos no graves de COVID-19, ya que hasta ahora sólo contaba con dos fármacos en su lista, y sólo para pacientes en estado grave o crítico: los corticosteroides como la dexametasona (baratos y disponibles en todo el mundo), y los antagonistas de la interleucina 6, que son mucho más caros.

Otros fármacos probados el año pasado (hidroxicloroquina, remdesivir, interferón, lopinavir, ritonavir, ivermectina) se descartaron por su escaso efecto en los pacientes, aunque la OMS está realizando actualmente ensayos médicos con otros tres candidatos (artesunato, imatinib e infliximab).


Tras la inclusión de los anticuerpos monoclonales, la OMS pidió el viernes en un comunicado a los fabricantes y a los gobiernos que se esfuercen por reducir su precio y aumentar su disponibilidad en todos los mercados, especialmente en los países de ingresos bajos y medios.


Un llamamiento similar fue realizado por Médicos Sin Fronteras (MSF), que exigió a Regeneron "que tome medidas inmediatas para garantizar que estos medicamentos sean asequibles para todos los que los necesitan y evitar la monopolización de estos nuevos tratamientos".


Los anticuerpos monoclonales son proteínas artificiales que también se utilizan en el tratamiento de algunos tipos de cáncer, aunque MSF afirma que los intentos de las empresas de crear versiones similares de estos productos suelen toparse con obstáculos reglamentarios debido a la posible infracción de patentes.






0 visualizaciones0 comentarios