• Jose Luis Díaz

La gente ha sido evacuada en la "Isla Bonita", mientras la lava y las cenizas siguen avanzando.

La erupción que se originó en Montaña Rajada ya ha provocados cientos de desalojos, cortes de carreteras y preocupación entre los vecinos.


En la isla canaria de La Palma se ve una columna de humo vertical en la distancia. Desde el domingo, su abrupta orografía y sus bosques han tenido que ceder el paso a un protagonista absoluto: la lava que fluye de un nuevo volcán que ha entrado en erupción y que amenaza a localidades como Jedey y El Paraíso (ambas en el municipio de El Paso). El ruido de la lava resuena a decenas de kilómetros de distancia.


El suceso ha revuelto la vida de los isleños que viven en la parte sur de la apacible isla bonita, un destino popular para los amantes de la escalada y el senderismo. Los isleños han estado publicando vídeos con las últimas imágenes del avance del desprendimiento que rodea las zonas pobladas. Cientos de vecinos de localidades como la zona turística de Puerto Naos y La Bombilla duermen esta noche en dos campos de fútbol municipales de El Paso y Los Llanos, al pie de un nuevo volcán cuya colada de lava amenaza a decenas de viviendas cercanas. Los escolares de estos dos municipios también notarán algo más: no tendrán clases este lunes.



"Hay tranquilidad, un poco de frío, pero la gente aquí está tranquila, excepto los que pueden perder el techo", explica por teléfono Alejandro, empleado de una tienda de comestibles en Los Llanos. Jugadores del equipo local C.D. Mensajero (Segunda B) hablan lo suficientemente alto en el vuelo de regreso de Gran Canaria sobre el posible impacto negativo en el turismo como para que les escuche el presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres, con quien compartieron el vuelo.


"Esta peligroso ahí arriba", dice un policía que bloquea el acceso a las zonas cercanas al volcán. "Mírame, estoy cubierto de ceniza. "Es emocionante", dice Mónica, una profesora de la isla, "pero al mismo tiempo es preocupante porque hay muchas casas amenazadas por la lava".


Un nuevo volcán de la isla canaria de La Palma entró en erupción a las 15.12 horas locales del domingo en Montaña Rajada, en el municipio de El Paso. La gran explosión en el barrio de Las Manchas del municipio de El Paso fue precedida por un pequeño terremoto, seguido de una enorme columna de humo y una erupción de piroclastos. El magma provocó originalmente dos fisuras, dos orificios eruptivos diferentes en la montaña por los que fluyeron corrientes de lava. Según el Involcan (Instituto Volcanológico de Canarias), estas dos fisuras se convirtieron en siete en pocas horas.


A las 17.00 hora local, el nivel de alerta de la isla cambió a rojo, afectando a los municipios de Tazacorte, El Paso, Fuencaliente, Mazo y Los Llanos de Aridane, lo que se traduce en unos 35.000 habitantes. El enjambre sísmico de Cumbre Vieja, que comenzó el sábado 11 de septiembre, ha dado lugar en un rápido y enérgico proceso a un episodio telúrico que llega medio siglo después del Teneguía, que fue el volcán más joven en superficie de España hasta la fecha. El nuevo volcán entró en erupción en una zona montañosa deshabitada en un momento en el que se estaba evacuando a las personas con movilidad reducida en los pueblos cercanos, provocando pequeños incendios forestales. La Guardia Civil ya ha evacuado a 5.000 personas.

2 visualizaciones0 comentarios