• Fernando Carrasco

La crisis del coronavirus no tiene piedad con la firma Mango

Según las cuentas presentadas por Mango en el registro mercantil, el ejercicio de 2020, marcado por el impacto de la pandemia, se cerró con una pérdida neta de 207,2 millones de euros, frente a un beneficio de casi 21 millones de euros en el año anterior. La crisis del coronavirus no tuvo piedad de la empresa en los 112 mercados en los que opera, limitando sus operaciones durante la mayor parte del año debido a las restricciones tomadas para contener la enfermedad.

Los datos que explican claramente la intensidad del covid son las ventas. Los ingresos de Mango cayeron casi un 22,5%, al pasar de 2.374 millones en 2019 a 1.842 millones el año pasado. Un descenso que está en consonancia con lo que ha ocurrido en el sector en general, ya que el cierre de empresas, el teletrabajo y la falta de reuniones sociales han reducido las compras de moda.


Al presentar sus resultados el 8 de marzo, la empresa cuantificó la pérdida en 110,6 millones brutos. Esto es antes de impuestos, aunque las cuentas dicen que la pérdida antes de impuestos fue de 144,8 millones. La diferencia se explica por los ajustes realizados con arreglo a las nuevas normas contables. "Con la adopción de la NIIF 16, el Grupo redujo su resultado consolidado para el ejercicio 2020 en aproximadamente 34.187 miles de euros como resultado de la adopción de las nuevas normas", explica el informe. Así, la diferencia entre la pérdida declarada de 110,6 millones y los 144,8 millones de los estados financieros registrados.


Además, fuentes de la empresa explican que es habitual ofrecer los resultados antes de impuestos, no el resultado neto: "Siempre presentamos este resultado para que la fiscalidad no distorsione la realidad del negocio". En la presentación de marzo, se comparó con la misma cifra antes de impuestos, aunque entonces también se presentó la cifra neta de 2019.


Los portavoces de la empresa añaden que si hubieran presentado los resultados en base a la nueva norma contable, el Ebitda (beneficio bruto de explotación) habría acabado en cifras positivas, lo que consideran poco realista en un año de pandemia: "El Ebitda ajustado (es decir, el cálculo del beneficio de explotación incrementado por las partidas de la cuenta de resultados consolidada "Amortización del inmovilizado") aumentó aproximadamente 189. 189.937 miles de euros, ya que los arrendamientos operativos se incluyen en el Ebitda, aunque la depreciación de los derechos de uso de los activos subyacentes y los gastos financieros relacionados con los pasivos registrados no se incluyen en este indicador".


En cuanto a la lucha contra el impacto de la pandemia en el negocio, la empresa señaló en su informe de gestión que a finales de año todavía tenía 4.022 trabajadores en los países donde opera que habían interrumpido total o parcialmente su trabajo, aunque la situación ha mejorado significativamente en lo que va de 2021. "El Grupo ha desarrollado un plan de respuesta con medidas en todas las áreas para minimizar el impacto en la situación financiera y la continuidad del negocio. En este sentido, el grupo ha impulsado las ventas a través del canal online, ha solicitado préstamos bancarios en España con el aval del Instituto de Crédito Oficial (ICO) por 240 millones de euros, ha renegociado los contratos de alquiler, se ha acogido a la suspensión temporal de las medidas de empleo por parte del Gobierno y ha puesto en marcha planes de reducción de gastos generales, entre otras medidas", señala la compañía en su informe de gestión. Estas medidas explican la contención de costes en el año. Incluyen, por ejemplo, una reducción de los costes de personal de casi el 20%: de 412,3 millones en 2019 a 330,6 millones el año pasado.
















1 visualización0 comentarios