• Jose Luis Díaz

Inditex ganó 1.272 millones en el primer semestre del año, tras un segundo trimestre de récord.

Marcas como Zara ya venden un 9% más que en 2019.

El grupo textil Inditex ganó 1.272 millones de euros en el primer semestre de su actual ejercicio fiscal, iniciado en febrero del año pasado, frente a las pérdidas de 195 millones de euros del mismo periodo del año anterior. Así, desde este mes de febrero hasta julio de 2021, el jefe de marcas como Zara y Massimo Dutti ha obtenido unos ingresos de 11.936 millones de euros. Esto significa que las ventas de la compañía no sólo son significativamente superiores a las de 2020, que fueron las más afectadas por la crisis del coronavirus, sino también a las de 2019. Ya al presentar los resultados del primer trimestre, Inditex señaló que en las cinco primeras semanas del segundo trimestre (es decir, en el periodo completo de mayo a julio), las ventas fueron un 7% superiores a las de 2019. Y el grupo dijo que al inicio del segundo semestre (del 1 de agosto al 9 de septiembre), las ventas fueron un 9% superiores a las de hace dos años.


Los datos presentados este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) confirman la recuperación de la multinacional con sede en Arteix (A Coruña). El gigante textil, fundado por Amancio Ortega, el hombre más rico de España, despeja así las dudas que la aparición de la variante delta del coronavirus trajo a la campaña de verano. Según un comunicado enviado a la CNMV, su nivel de ventas "se aceleró gradualmente" durante el segundo trimestre, en el que "las ventas, el ebitda [resultado bruto de explotación] y el beneficio neto alcanzaron un máximo histórico". En concreto, las ventas de mayo a julio alcanzaron los 6.993 millones y el beneficio neto 850 millones, el mejor segundo trimestre del grupo en sus casi 40 años de historia (precedido por la marca Zara).


Gran parte de ello se debe a la creciente presencia digital de la empresa, con un aumento de las ventas online del 36% en el primer semestre respecto al año pasado. Las ventas online se han duplicado con creces respecto a 2019 (un 137% más que en el primer semestre fiscal de hace dos años). La compañía señala que la transición a su plataforma tecnológica propia, Inditex Open Platform, de la que depende gran parte de su estrategia digital, está ya avanzada en un 95%. En julio del año pasado, anunció que había completado la integración de inventarios, otro pilar de su estrategia digital, ya que le permite dar servicio desde las tiendas físicas a lo que se vende online.




Volviendo a los resultados del primer semestre del ejercicio, Inditex obtuvo un ebitda (beneficio antes de intereses, impuestos y otros gastos) de 3.101 millones de euros, un 109% más que en la primera parte del año anterior. Los gastos de explotación aumentaron un 25% con respecto al año anterior, una consecuencia lógica de la pandemia, ya que muchas de sus tiendas estuvieron cerradas durante gran parte de 2020, mientras que el 99% están abiertas actualmente. Al mismo tiempo, la posición de tesorería aumentó un 24%, hasta los 8.023 millones al final del primer semestre del ejercicio actual, muy cerca de la cifra récord de 8.060 millones al final de 2019. El Grupo mantiene su intención de pagar un dividendo de 0,35 euros por acción el 2 de noviembre, la segunda mitad del dividendo de 2020.


6.654 operaciones

Dentro de sus siete marcas (Zara, Massimo Dutti, Pull & Bear, Bershka, Stradivarius, Oysho, Uterqüe), Inditex contaba a finales de julio con 6.654 tiendas en todo el mundo (está presente en más de 200 mercados), 683 menos que hace 12 meses y 175 menos que a principios de año. Parte de la estrategia digital es el cierre de tiendas físicas, que, según dijo el presidente ejecutivo de Inditex, Pablo Isla, el pasado mes de marzo, afectará a unas 400 tiendas durante 2021. También incluye la renovación de algunos espacios y la apertura de otros nuevos (por ejemplo, en el primer semestre se abrieron 92 nuevas tiendas). Estas cifras incluyen también las divisiones de moda infantil y textil para el hogar de Zara (en muchos casos con tiendas independientes), mientras que Uterqüe (accesorios) se integrará en Massimo Dutti el próximo año y sus productos dejarán de venderse en tiendas independientes. En una teleconferencia con analistas, Isla explicó que el movimiento "elevará el perfil" de la marca, que se venderá en tiendas seleccionadas de Massimo Dutti y globalmente a través de su página web (actualmente tiene 92 tiendas en 14 países, según su página web).


El gigante textil mantiene los compromisos de sostenibilidad aprobados en su última junta de accionistas, celebrada en julio, que incluían retrasar el objetivo de convertirse en una empresa neutra en emisiones hasta 2040 (anteriormente se había fijado en 2050). Otros objetivos son utilizar el 100% de las energías renovables para el año que viene y reducir el consumo de agua en la cadena de suministro en un 25% para 2025. Los objetivos medioambientales también incluyen el uso de fibras y materiales más sostenibles en los próximos años.

0 visualizaciones0 comentarios