• Fernando Carrasco

España y otros cuatro países de la UE se unen para pedir un enfoque común ante la crisis energética

España, Francia, Grecia, la República Checa y Rumanía se unieron el martes para pedir a sus socios de la UE que tomen medidas conjuntas en respuesta al aumento de los precios de la energía. Esto incluye la cooperación en la adquisición de gas, las directrices comunes sobre el almacenamiento de gas y la reforma del mercado mayorista de la electricidad. Así consta en una declaración conjunta de sus ministros de Economía y Hacienda: la española Nadia Calviño; el francés Bruno Le Maire; el griego Christos Staikouras; la checa Allena Schillerová y el rumano Dan Vilceanu.


"Los precios del gas y de la electricidad al por mayor han subido mucho en los últimos meses. Esto supone una importante carga para los hogares y nuestras empresas", advirtieron los ministros en un comunicado. El primer paso, dijeron, debe ser un conjunto de herramientas para coordinar las respuestas nacionales para "reaccionar inmediatamente" a las subidas de precios, que la Comisión Europea tiene previsto proporcionar la próxima semana junto con una lista de medidas disponibles para los 27 en virtud de la legislación vigente.


Además de esta primera respuesta, los cinco países piden que se investigue el funcionamiento del mercado europeo del gas para "entender por qué los actuales contratos de suministro de gas son inadecuados" y que se establezcan "directrices comunes de almacenamiento" para "mitigar y contener el aumento de los precios".


"Además, deberíamos coordinar mejor nuestras compras de gas para aumentar nuestro poder de negociación", añade la declaración, haciéndose eco de la propuesta de España a la Comisión de centralizar las compras de gas en la UE.

También piden una reforma del mercado mayorista de la electricidad, en particular "para establecer mejor el vínculo entre el precio que pagan los consumidores y el coste medio de la generación de electricidad en el mix nacional". Esto es importante, argumentan, ya que la descarbonización de la economía aumentará el consumo de electricidad. España, Francia, Grecia, la República Checa y Rumanía creen que la UE debe "centrarse en lograr la independencia energética lo antes posible" invirtiendo en la diversificación de las fuentes y reduciendo la dependencia de los países exportadores de gas.


En este sentido, destacan el "papel clave" que deben desempeñar las energías bajas en carbono, mencionando específicamente la biomasa, la energía eólica y la solar. Por último, sostienen que es esencial que el régimen europeo de comercio de derechos de emisión garantice un precio del carbono más "predecible" y "evite una volatilidad excesiva" para que los agentes públicos y privados puedan planificar con antelación e invertir en actividades con bajas emisiones de carbono.


La propuesta llega tras dos días de reuniones de los ministros de Economía y Hacienda en Luxemburgo, primero de la eurozona y luego del conjunto de la UE, en las que abordaron el aumento de los precios de la energía, que atribuyeron a la subida del precio del gas y, en menor medida, de los derechos de emisión.


Las propuestas siguen en gran medida las iniciativas tomadas hasta ahora por España, que fue la primera en iniciar un debate a nivel europeo, y por Francia, que ha defendido, en particular, la disociación del precio de la electricidad del precio del gas.


La Comisión Europea, que inicialmente anunció que sólo presentaría una lista de medidas ya disponibles para los países, se ha mostrado abierta a explorar nuevas iniciativas conjuntas en los dos últimos días. "A corto plazo, hablaremos en el Consejo Europeo y dentro de dos semanas en el Consejo formal sobre cómo tratar el almacenamiento (de energía), la reserva estratégica y estudiaremos la composición general del mercado de la electricidad", dijo el martes la Presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen.












0 visualizaciones0 comentarios