• Jose Luis Díaz

España despliega efectivos en Sahel, ruta de la droga, mientras las incautaciones aumentan un 80%

Las operaciones policiales en aguas del Atlántico, en las que se incautan grandes cantidades de droga como cocaína y hachís, son cada vez más frecuentes. "1 200 kg de cocaína interceptados en un velero frente a la costa de las Islas Canarias", decía la nota del 26 de septiembre. "Barco cargado con 8.400 kilogramos de hachís interceptado en aguas de África Occidental", anunciaba otra nota el 21 de junio. "Captura récord en España: el Odyssey 227 transportaba 22 toneladas de hachís", informaban los periódicos el 2 de junio, cuando el barco, de bandera mongola, fue interceptado a 16 millas de Fuerteventura. Según fuentes de la Guardia Civil y datos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), las incautaciones en la costa atlántica africana y en la región subsahariana del Sahel han aumentado un 80% en los últimos cinco años.


"Ante las presiones de las "rutas naturales" de entrada de la droga en Europa desde América Latina -como los Países Bajos, Bélgica o el Estrecho de Gibraltar-, las redes de narcotraficantes toman el camino más largo, utilizando como rutas de tránsito países con escaso control policial, fronteras porosas y altos niveles de corrupción; y para la logística, grupos paramilitares armados o directamente terroristas que operan en Malí, Níger, Burkina Faso, Chad e incluso Libia", explican las mismas fuentes. "Y desde Libia envían mercancías a Europa", subrayan. Se trata de la ruta del Sahel, de 5.500 km de largo y 1.000 km de ancho, a la que se puede acceder por tierra desde Senegal, Guinea, Sierra Leona, Liberia, Costa de Marfil, Ghana, Togo y Benín, países en los que se han producido importantes incautaciones de droga.

"En almacenes o "viveros" en la frontera entre Mauritania y el Sáhara Occidental, "donde hay cuatro kilómetros de tierra de nadie por donde entra todo", guardan toneladas de droga, cocaína y hachís, que salen por tierra en vehículos o por mar en embarcaciones (pesqueros, veleros o barcos) que intentan camuflarse más al sur en esta ruta bajo otras banderas y otro tipo de embarcaciones menos detectables por las fuerzas de seguridad", explican fuentes policiales. "Incluso el hachís procedente de Marruecos se abre paso hacia el sur a lo largo de la costa y luego vuelve a navegar hacia el norte", afirman fuentes policiales. "Por eso hay estas grandes incautaciones", explican las mismas fuentes.


La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) lleva varios años advirtiendo que África Occidental se ha convertido en la ruta por la que llega a Europa "una cuarta parte de toda la cocaína", unas 50 toneladas al año, con un valor de mercado aproximado de 2.000 millones de dólares. "El crimen organizado está saqueando África Occidental, destruyendo gobiernos, el medio ambiente, los derechos humanos y la salud", advierten. "Esto hace que África Occidental sea más vulnerable a la inestabilidad política.


España tiene desplegados unos 700 efectivos en la zona, entre ellos 600 soldados, 74 guardias civiles y policías, con dos objetivos principales. En primer lugar, estabilizar esta franja de tierra, que comprende once países, cinco millones de refugiados de guerras y hambrunas, y desde donde fluyen oleadas de migración hacia Europa, siendo España un país de tránsito. Y en segundo lugar, y con igual prioridad, combatir las mafias que trafican con seres humanos y el rápido desarrollo del terrorismo yihadista, que se financia en gran medida con estos tráficos ilegales (de seres humanos, drogas, armas, medicamentos falsificados, bienes robados...).









3 visualizaciones0 comentarios