• Fernando Carrasco

El precio de la electricidad hoy es muy diferente al del 31 de enero cuando el MWh no superaba 0,89€

Los precios del gas siguen disparados y amenazan con seguir presionando el mercado mayorista de la electricidad.


El precio de la electricidad en el mercado mayorista sigue aumentando considerablemente. Y la cuota del miércoles, de 172 euros por megavatio-hora (MWh), parece ser para los analistas el siguiente paso de una escalada que continuará durante todo el invierno. La causa de esta vertiginosa subida está en el precio del gas, que casi se ha duplicado en lo que va de año en España y Portugal. La segunda explicación es el fuerte aumento de los precios del CO₂, que, entre otras cosas, están alcanzando niveles récord como consecuencia del mayor uso de combustibles fósiles en Europa. En general, cuanto más se utilizan las fuentes renovables, más se abarata la energía. Y eso es lo que ocurrió el 31 de enero, un día en el que la electricidad costó sólo 0,89 MWh: casi el 50% de la electricidad procedía de parques eólicos y no hubo que recurrir a centrales de carbón ni de vapor.


El precio de la electricidad en los mercados mayoristas subió 19 euros en sólo 24 horas. ¿Cómo es posible? En primer lugar, hay que entender cómo se fijan los precios. Y se establecen en una subasta a ciegas. Por un lado, los productores dicen cuánto venden y a qué precio. Por otro lado, los operadores dicen cuánto quieren y cuánto pueden pagar. En el centro está el Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE), que finalmente fija el importe de la franja horaria del día siguiente. El OMIE utiliza un método marginalista, es decir, el precio de todas las fuentes viene determinado por la energía que entre en último lugar en el sistema, independientemente de que puedan generar electricidad a un precio inferior. Las energías renovables, que son las más baratas, van en primer lugar, seguidas de la nuclear y la hidroeléctrica, y por último el carbón y el gas.




La combinación de energías es importante. Basta con comparar la imagen de qué día será el más caro del año hasta ahora (15 de septiembre con una tarifa de 172 euros MWh) y el más barato (31 de enero con un precio de 0,89 MWh). Según los datos de OMIE, el miércoles 15 de septiembre, en las horas punta entre las 12.30 y las 13.00 horas, el origen de la energía será nuclear (25%), cogeneración (15,8%), ciclo combinado (14,5%), hidráulica (13,2%), carbón (7,4%), eólica (6,1%) y solar (0,75%). El precio fijado por las centrales de ciclo combinado está bajo control y arrastra a las demás.


Nada que ver con lo que ocurrió el 31 de enero, cuando el 48,13% fue eólico, el 15,5% de cogeneración, el 14,85% hidroeléctrico, el 13,71% nuclear, el 7,63% fotovoltaico y el 0,23% solar. No se necesitaba ni gas ni carbón. Francisco Valverde, responsable de renovables de Menta Energía, resume la fórmula utilizada para determinar el precio: "Por un lado está el gas y el precio del CO₂. En el otro lado están las renovables. La alta demanda, las pocas renovables [más baratas] y el aumento del precio del gas y del CO₂ se traducen en un aumento de la tarifa".


Así que el gas marca el ritmo de crecimiento. Su precio en el mercado ibérico (MibGas) para este miércoles será de 63,72 euros por MWh, un 3,7% más que el martes y casi el doble que en enero. Jorge Morales, director de Próxima Energía, resume el alcance de este incremento en las subastas mayoristas. "Cada euro que sube el precio del gas equivale a casi dos euros en el precio de la electricidad", dice.


¿Un largo camino por recorrer? Por ahora, las perspectivas para el invierno parecen sombrías. "El suministro de gas en Europa está en mínimos históricos para esta época del año", advierte Jorge Morales. El continente está sufriendo una tormenta perfecta. Con la recuperación en marcha, la demanda sigue aumentando. Y el suministro es escaso: China demanda grandes cantidades de gas, el gasoducto Nord Stream 2 se enfrenta a las protestas internacionales, Putin abre el grifo ruso, llega menos gas de Noruega y los buques cisterna de GNL de Estados Unidos se agotan.


Los mercados de futuros se desprenden de todos los indicios de que el precio en los mercados mayoristas podría bajar a corto plazo. Según el operador ibérico, las tarifas del gas se mantendrán por encima de los 60 euros por KWh en el último trimestre de este año y en el primero del próximo: "No hay señales de relajación. Y los precios que estamos viendo están relacionados en un 75% o más con el gas", recuerda Valverde. El director de Próxima Energía tampoco ve que la situación vaya a amainar antes de la primavera de 2022.


Otro componente que explica la fuerte subida de la electricidad es el precio del CO₂. Y este mercado también está experimentando una escalada que va casi de la mano de la escalada del gas. Según el think tank Ember, los precios en la Unión Europea también se han duplicado prácticamente en lo que va de año, hasta superar los 60 euros por tonelada. "Forma parte de una espiral: cuanto más gas consumo, más CO₂ emito, y más sube el precio porque hay más demanda", explica Jorge Morales. El gas no dará un respiro a los mercados mayoristas, pero el Gobierno espera que sus medidas alivien la factura final del consumidor.

2 visualizaciones0 comentarios