• Jose Luis Díaz

El mercado laboral cuenta en septiembre con 76.113 parados menos que a principios de año

Gracias a la recuperación del empleo en verano, el mercado laboral se mantuvo estable un mes más. El mes de septiembre se cerró con 3.257.802 parados, 76.113 menos que en agosto (-2,28%), lo que amplía a siete meses la racha de descensos consecutivos del paro. Según los datos publicados el lunes por los Departamentos de Trabajo y Seguridad Social, el número de parados no había descendido así desde el año 2000, hace más de 20 años.


Junto con el descenso del número de parados, el número de nuevos inscritos también respira. El número de afiliados a la Seguridad Social, sin ajustes estacionales, es decir, sin eliminar los factores exógenos de naturaleza no económica que afectan al comportamiento de la estadística mensual, la Seguridad Social registra una media de 19.531.111 afiliados, 57.387 cotizantes más que en agosto.


Sin embargo, como es habitual desde el estallido de la pandemia, las cifras de paro y de afiliados a la Seguridad Social deben contemplarse de forma que no se pierda de vista el número de trabajadores acogidos al ERTE, ya que no se contabilizan como parados sino como cotizantes, aunque no trabajen habitualmente. El número de personas que se acogieron a este paraguas fue de 239.230, la cifra más baja desde que comenzó la pandemia hace más de un año y medio y muy lejos de los más de tres millones y medio que se reunieron en los momentos más difíciles. Son 32.960 menos según la fecha de notificación y 17.294 menos según la fecha de alta.

Si se excluyen los trabajadores del ERTE, el nivel de afiliación se acerca al registrado antes del brote de coronavirus. Teniendo en cuenta las peculiaridades de cada mes, las cifras del pasado mes de septiembre no sólo son mejores que las de los dos últimos años (18.876.389 y 19.323.451), sino que también son mejores que las de febrero de 2019 (18.888.472), que marcó el final del periodo prepandémico. "Es impresionante que el número de afiliados ya esté superando los niveles anteriores a la pandemia", dijo el lunes la vicepresidenta económica Nadia Calviño. "Son cifras que nunca hemos visto en nuestra historia. La recuperación está en plena marcha", añadió. "La afiliación y el empleo están creciendo por encima de los niveles previstos", añadió el secretario de Estado de la Seguridad Social.


El repunte de la actividad ha provocado una reducción del número de parados en todos los sectores. En términos cuantitativos (pero no porcentuales), el descenso del número de parados fue más pronunciado en los servicios (-39.312, -1,68%), seguido de la agricultura (-13.067, -8,08%), la construcción (-12.309, -4,53%) y la industria (-6.668, -2,45%). "El hecho de que esta mejora en el número de parados se concentre en los servicios significa que la recuperación está golpeando a los sectores que lo tuvieron más difícil en los peores momentos de la pandemia", dijo el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey.


La mejora del mercado laboral se extiende también al mes de septiembre, lo que coincide con las previsiones realizadas por el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, a mediados de este mes. "Estamos obteniendo resultados bastante satisfactorios que refuerzan la idea de que los incentivos diseñados para la reactivación están funcionando muy bien", dijo entonces Escrivá.


No es la primera vez que actúa así en septiembre. El de 2020 ha sido el mejor de la serie hasta ahora, gracias en parte a que las medidas para frenar la propagación de los virus han empezado a suavizarse ligeramente. Hoy, con un panorama sanitario mucho más manejable gracias al éxito de las vacunas, la actividad en el último mes del verano se ha visto menos afectada, aunque es habitual que muchos contratos de trabajo terminen en septiembre. El número de autónomos volvió a aumentar en septiembre, tras la caída de agosto (cuando más de 7.000 autónomos abandonaron el mercado laboral), hasta alcanzar los 3.319.875 (4.272 más).


La recuperación del mercado laboral ha alcanzado cierta estabilidad gracias al impulso obtenido en los meses de verano. Aunque se trata de un periodo tradicionalmente favorable y el cerco del coronavirus ha contribuido a que la temporada no se vea completamente alterada, las medidas de protección, como los ERTE, seguirán vigentes hasta el 28 de febrero en base al último acuerdo alcanzado por el Gobierno, la patronal y los sindicatos.


La prioridad del Departamento de la Seguridad Social en la actualidad es garantizar que la gran mayoría de los trabajadores que siguen suspendidos puedan recuperar las capacidades para reincorporarse a la vida laboral. Por ello, las empresas que quieran acogerse a los nuevos ERTE que se aplicarán a partir del 1 de noviembre -los actuales seguirán vigentes hasta el 31 de octubre- deberán presentar junto a su solicitud un plan de formación para conseguir mejoras en las exenciones de las cotizaciones a la Seguridad Social que deben pagar los trabajadores en suspensión.

0 visualizaciones0 comentarios