• Fernando Carrasco

El Gobierno plantea en Bruselas libertad para fijar sus propios precios de electricidad

Tras la cumbre europea de la energía, Madrid contraatacó con un reglamento sobre cómo afrontar la subida del precio del gas. Según un documento de posición al que se ha tenido acceso, España pide a Bruselas que le dé libertad para fijar sus propios precios de la electricidad al margen del sistema europeo. "En situaciones excepcionales, debería permitirse a los Estados miembros adaptar el precio de la electricidad a su situación específica", dice el texto, que propone un nuevo instrumento para "desacoplar" el impacto de los altos valores del gas en el precio final de la energía, rompiendo "excepcionalmente" con el mecanismo de fijación de precios vigente en la UE. El objetivo es que España (y los países que quieran sumarse a la propuesta) puedan beneficiarse de un menor coste de la energía limpia en la factura final.


La afirmación española aparece en un documento no oficial distribuido por España horas antes de una reunión de emergencia de los ministros europeos de Energía en Luxemburgo para discutir medidas para hacer frente a la crisis energética que amenaza la incipiente recuperación de la crisis de covid-19.


La propuesta del Gobierno pretende suprimir el actual mecanismo comunitario de fijación de precios marginales, en el que la energía más cara que entra en el sistema fija el precio de todas las demás fuentes. Este sistema ha provocado un aumento de las tarifas eléctricas como consecuencia de la subida global del precio del gas, aunque en varios países, entre ellos España, la generación de energía renovable permitiría ofrecer energía más barata a los consumidores.

"En estas circunstancias excepcionales, en lugar de una señal de precio puramente marginal (contaminada por los picos del precio del gas), el precio de la electricidad se obtendría como un precio medio, teniendo en cuenta también el coste de las tecnologías limpias inframarginales (especialmente las renovables)", propone España como una solución nueva y posiblemente revolucionaria. "El precio de la electricidad estaría directamente vinculado al mix de generación nacional, protegiendo a los consumidores de la excesiva volatilidad y permitiéndoles participar en los beneficios de un mix de generación más barato.


Esta propuesta innovadora demuestra que España ha perdido la paciencia con el "tiempo de Bruselas", como calificó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado jueves la lenta respuesta de la Comisión Europea a la subida de los precios de la electricidad. Con este contraataque, el Gobierno español quiere seguir su propio ritmo, mucho más rápido y, ante la pasividad de Bruselas a corto plazo, busca al menos que le den flexibilidad ante la crisis energética. De este modo, España consolida su posición frente a los socios más reacios a realizar cambios en el sistema de precios de la electricidad y busca apoyos en el Consejo extraordinario de Ministros de Energía que se celebrará este martes en Luxemburgo.





0 visualizaciones0 comentarios