• Fernando Carrasco

El Gobierno aprueba una tercera dosis para los mayores de 70 años

El Ministerio de Sanidad y la Comunidad Autónoma han acordado este martes comenzar a administrar una tercera dosis de vacunas de ARN mensajero (Pfizer-BioNTech y Moderna) a los mayores de 70 años a partir del 25 de octubre, según han acordado las autoridades administrativas en la Comisión de Salud Pública. La decisión llega un día después de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) abriera la puerta a que los países adopten la medida con la vacuna de Pfizer para mayores de 18 años, aunque la agencia recordó que las pruebas sobre la eficacia real de la tercera dosis en personas no inmunodeprimidas son todavía escasas. En el caso de la vacuna Moderna, la EMA aún no ha tomado una decisión sobre esta dosis de refuerzo, aunque se espera que lo haga en los próximos días.


Esta decisión hace que la administración de la tercera dosis coincida con la campaña de vacunación contra la gripe. Según informó la EMA el lunes, esta dosis se administrará seis meses después de la segunda. La decisión se tomó por una mayoría de 12 votos, según fuentes de la reunión. Cinco se abstuvieron y dos comunidades (Madrid y Galicia) votaron en contra.


Un total de 6,8 millones de personas mayores de 70 años han recibido hasta ahora el plan de vacunación contra el coronavirus en España. La gran mayoría lo ha hecho con la vacuna de Pfizer-BioNTech, aunque algunas personas también han recibido la de Moderna. Esto se debe a que cuando se vacunó a esta población en el primer semestre del año, el suministro de dosis de Moderna era casi insignificante.


Otro pequeño grupo fue inmunizado con la vacuna de dosis única de Janssen. Estas personas no se verán afectadas por la decisión de la Comisión, ya que la EMA aún no se ha pronunciado sobre la hipotética dosis de refuerzo de esta vacuna.


En su comunicado, el Departamento de Salud explicó que "el objetivo es aumentar la protección de los más vulnerables", ya que "las pruebas científicas han demostrado que la edad es un factor de riesgo importante" para el coronavirus.

La tercera dosis para los mayores de 70 años recuerda a la decisión de administrar una dosis de refuerzo a las personas con sistemas inmunitarios muy debilitados. Entonces, como ahora, la Comisión de Salud Pública esperó la primera declaración de la EMA, que abrió la puerta a la administración de una tercera dosis de la vacuna de ARN mensajero a estos pacientes el 6 de septiembre.


Tan sólo un día después, la Consejería de Salud y Comunidades aprobó la administración de esta dosis de refuerzo a personas sometidas a trasplante de órganos sólidos, trasplante de médula ósea (aproximadamente 20.000 personas) y a pacientes en tratamiento con fármacos anti-CD20 utilizados habitualmente en combinación con quimioterapia (aproximadamente 100.000 personas en total). Posteriormente, la estrategia se ha ampliado a otros grupos como, entre otros, los pacientes en diálisis, otros enfermos de cáncer y personas mayores de 40 años con síndrome de Down.


Ayer, la EMA abrió la puerta a que todos los mayores de 18 años reciban una tercera dosis de la vacuna de Pfizer, y también está estudiando si hacer lo mismo con Moderna. En su afán por dejar atrás definitivamente lo peor de la pandemia, los reguladores y las autoridades administrativas toman decisiones casi de inmediato a medida que surgen nuevos datos o pruebas, a veces incluso con cierta anticipación.


El comunicado del lunes de la EMA, que impulsó la aprobación de la tercera dosis en mayores de 70 años, reconoce que las pruebas de la eficacia de la tercera dosis son todavía escasas. El argumento utilizado para adelantar el procedimiento de esta manera es el "aumento observado de los niveles de anticuerpos" en las personas que recibieron la dosis en los estudios, aunque los expertos han recordado en las últimas semanas que este descenso no significa necesariamente que el organismo sea incapaz de defenderse del virus, ya que el sistema inmunitario es capaz de recrearlos si entra en contacto con él. La EMA también ha advertido que todavía tiene poca información sobre la seguridad de la tercera dosis.


África González, catedrática de Inmunología del Centro de Investigación Biomédica (CINBIO) de la Universidad de Vigo, cree que la decisión de la EMA es "razonable en base a los datos presentados" y que ahora será cada país el que decida en función de su prevalencia y cobertura de vacunación.


Sin embargo, según esta experta, la EMA "no aboga por esta tercera dosis como algo a implantar de forma masiva", sino que debe aplicarse caso por caso y adaptarse a la estrategia de vacunación de cada país, como ha hecho la Comisión de Salud Pública. "Desde el punto de vista de los inmunólogos, no hay evidencia de la necesidad universal de una tercera dosis", concluye González.




0 visualizaciones0 comentarios