• Fernando Carrasco

Corea del Norte lanza un misil balístico hacia Japón

Corea del Norte disparó el martes un misil balístico lanzado desde un submarino (SLBM) al mar, según informó el ejército surcoreano, la última de una serie de pruebas de este tipo que Pyongyang ha realizado en las últimas semanas. "Nuestros militares detectaron un misil balístico de corto alcance no identificado, que se cree que es un misil balístico norcoreano lanzado desde un submarino, en las aguas al este de Sinpo, provincia de Hamgyong del Sur, en el Mar del Este (nombre que recibe el Mar de Japón en las dos Coreas) a las 10:17 horas de hoy (3:17 hora peninsular española)", dijo el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur en un comunicado.


Una fuente contactada por la agencia de noticias surcoreana Yonhap dijo que el misil voló a una altura de 430 a 450 kilómetros y alcanzó una altitud máxima de 60 kilómetros, lo que confirmaría que era un misil de corto alcance. Sinpo, en la costa noreste, es el lugar donde se encuentra el centro de desarrollo de submarinos de Corea del Norte y desde donde este país ha probado sus SLBM de combustible sólido de la clase Pukguksong (Estrella del Norte).


Pyongyang probó con éxito su primer SLBM en 2016 con el lanzamiento del Pukguksong 1 y volvió a probar con éxito este tipo de misiles en octubre de 2019 con el lanzamiento del Pukguksong 3. La semana pasada, el régimen exhibió en la capital norcoreana varios misiles Pukguksong, entre ellos el Pukguksong 4 (que aún no ha sido probado) y uno de menor envergadura que aún no se ha visto, y que algunos analistas creen que podría ser el misil lanzado hoy.


La presidencia de Corea del Sur dijo que había convocado una reunión del Consejo de Seguridad Nacional tras el lanzamiento del misil. En las últimas semanas, el Norte, dotado de armamento nuclear, ha probado misiles de largo alcance, un arma lanzada desde un tren y lo que ha descrito como un misil hipersónico, lo que ha provocado la consternación internacional.

El ensayo norcoreano coincidió con una reunión el lunes en Washington entre el representante especial de Estados Unidos para Corea del Norte, Sung Kim, y su homólogo surcoreano, Noh Kyu-duk, antes de una reunión trilateral el martes a la que asistirá el alto funcionario japonés Takehiro Funakoshi. "Continuaremos nuestro camino diplomático con Corea del Norte para reforzar la seguridad de Estados Unidos y de nuestros aliados", dijo Kim. "No tenemos intenciones hostiles hacia el Norte y esperamos reunirnos pronto con él sin condiciones", aclaró. Pero también añadió que los aliados tienen "la responsabilidad de aplicar las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU", en referencia a las sanciones que Corea del Norte espera que se levanten.


El gobierno japonés condenó el lanzamiento y denunció el ensayo de armas como una violación de las resoluciones de la ONU. "Este lanzamiento amenaza la paz y la seguridad de Japón y de la región y, además de las pruebas anteriores, supone un grave problema para la comunidad internacional", declaró en una rueda de prensa el portavoz adjunto del gobierno japonés, Yoshihiko Isozaki. El primer ministro japonés, Fumio Kishida, interrumpió un viaje a la prefectura de Fukushima, donde debía iniciar la campaña para las elecciones del 31 de octubre, como consecuencia del lanzamiento del misil norcoreano.


El gobierno japonés ha convocado una reunión de seguridad, tras haber iniciado las protestas diplomáticas contra el país vecino. "Desde 2019, Corea del Norte ha repetido con frecuencia el lanzamiento de misiles balísticos, y está claro que sigue buscando perfeccionar esta tecnología", dijo el ministro de Defensa japonés, Nobuo Kishi.


Mientras tanto, un grupo de diez buques militares chinos y rusos atravesó el lunes el estrecho de Tsugaru, que separa el mar de Japón del océano Pacífico. Es la primera vez que el gobierno japonés confirma el paso conjunto de barcos chinos y rusos por esta zona que, aunque es de aguas internacionales, no está exenta de polémica. Tokio y Pekín se disputan varios islotes en el Mar de China Oriental, mientras que Tokio y Moscú mantienen otras disputas territoriales.


"El gobierno observa con gran interés las actividades de los barcos chinos y rusos en la zona. Seguiremos vigilando las actividades en las aguas y el espacio aéreo en torno a Japón", declaró el portavoz adjunto del gobierno, Yoshihiko Isozaki.

0 visualizaciones0 comentarios