• Jose Luis Díaz

Carles Puigdemont es detenido en Cerdeña por orden del Tribunal Supremo

El expresidente de Cataluña había acudido a la isla italiana para asistir a una reunión y está a la espera de ser juzgado.


El expresidente catalán Carles Puigdemont, que se encuentra huido en Bélgica y sobre el que el Tribunal Supremo ha emitido una orden de detención internacional, ha sido detenido este jueves en Cerdeña (Italia), donde había acudido a varios actos este fin de semana, según a confirmado su abogado. El líder del movimiento independentista se encuentra bajo custodia policial en el aeropuerto de Algher.


El entorno del expresidente y eurodiputado precisó que Puigdemont fue contactado por la policía italiana tras llegar a Cerdeña. Había llegado a la isla primero para asistir al encuentro de cultura popular Aplec Internacional Adifolk y luego para reunirse con varios alcaldes y funcionarios municipales independentistas.


La policía italiana esperaba la llegada de Puigdemont, que fue detenido nada más bajar del avión. El líder independentista está a la espera de una comparecencia en el juzgado, que según su abogado no se sabe si tendrá lugar este viernes o el sábado. "Estamos a la espera de que nos digan si la comparecencia será hoy o mañana", dijo Boye, asegurando que su posible comparecencia en el Tribunal de Apelación de Sassari "el viernes a las nueve de la mañana", como se dijo en un principio, "está en el aire". Este tendrá que decidir si lo libera o lo entrega a la justicia española.


El 30 de julio, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas rechazó una petición de medida cautelar contra la suspensión de la inmunidad parlamentaria que habían planteado Puigdemont y otros diputados independentistas fugados, Toni Comín y Clara Ponsatí. Esta decisión dejó a los tres políticos sin inmunidad parlamentaria, por decisión del Parlamento Europeo. Sin embargo, el Tribunal Europeo no vio riesgo de detención porque, según su evaluación, no había una orden de detención europea válida. Puigdemont huyó de la justicia española hace cuatro años tras celebrar un referéndum ilegal sobre la independencia de Cataluña en 2017.


Fuentes del Tribunal Supremo y de la Fiscalía señalan que la orden de detención europea contra Puigdemont "nunca ha sido desactivada", es decir, sigue vigente, según Fernando J. Pérez. El abogado del expresidente comentó la detención en su cuenta de Twitter, señalando que el arresto se realizó en base a una orden de detención europea de 2019, pero el letrado dice que ha sido suspendida.


Las autoridades italianas detectaron la llegada de Puigdemont a Cerdeña desde Bélgica gracias al programa de Registro de Nombres de Pasajeros, que se utiliza para rastrear a las personas que salen o llegan por vía aérea a la Unión Europea con el fin de detectar la presencia de presuntos terroristas y delincuentes, y que fue aprobado por la Comisión Europea en 2016. El sistema, que está plenamente operativo en España desde hace menos de un año, permite recopilar toda la información relacionada con la reserva de un vuelo: si se hizo por Internet o a través de una agencia de viajes, si se pagó en efectivo o con tarjeta de crédito, la información sobre el equipaje o el número de asiento asignado. Según fuentes policiales, en el caso del expresidente catalán, este sistema alertó a la policía italiana de su llegada a Cerdeña y de que las autoridades españolas habían emitido una orden de detención contra él. Tras esta alerta, la policía italiana informó a sus homólogos españoles el jueves, en torno a las 19:00 horas, de la inminente llegada y detención del político independentista a través de los canales interpoliciales habituales para la transmisión de este tipo de información.


Además de asistir al encuentro de cultura popular, Puigdemont viajó desde Bruselas a Cerdeña para reunirse con los alcaldes independentistas sardos. La oficina del ex presidente prófugo dijo que también tenía previsto reunirse con el presidente de la región autónoma italiana y el síndico de Algher.


En un comunicado emitido por la Secretaría de Estado de Comunicación en la madrugada del viernes, el Gobierno advirtió que la detención de Puigdemont formaba parte de un proceso judicial en curso que "se aplica a todo ciudadano de la Unión Europea que debe responder de sus actos ante un tribunal". El Ejecutivo se muestra "respetuoso con las decisiones de las autoridades y los tribunales italianos", señala la nota, que añade que el ex presidente "debe someterse al proceso de la justicia exactamente igual que cualquier otro ciudadano".


Jordi Sànchez, secretario general de Junts, ha declarado a TV3 que habló con Puigdemont el jueves por la noche: "Está tranquilo y convencido de que la justicia española ha vuelto a engañar a los tribunales europeos al mantener la activación de la euroórdenes, que no debería haberse activado", ha dicho Sànchez. "Esperemos que la justicia italiana respete la justicia europea", añadió.



2 visualizaciones0 comentarios